domingo, 26 de abril de 2009

El Mito Del Buen Tipo


El buen tipo creé ser la bendición y el tesoro guardado que toda mujer está esperando. Es la esperanza esperante. El buen tipo es el enamorado del amor.

El buen tipo escucha atentamente todas las quejas que tienen las mujeres sobre los hombres. El buen tipo también tiene permanentemente en su mente las enseñanzas de su madre y decide que, nunca pero nunca, quiere hacer sufrir a las mujeres. Jamás. El buen tipo quiere ser diferente. El será cuidadoso, dulce, sensible, sentimental y profundamente idealista, se hará amigo de las mujeres, será su hombro para llorar, será el pañuelo de sus lágrimas, su confidente de desvelos, su cómplice de amores platónicos. De esta manera las redimirá de aquellos malos hombres, sacará lo bueno de ellas, y tendrá el amor y el sexo que ellas han guardado por culpa de aquellos jugadores que las han herido. Será el hombre ideal.
El buen tipo observa cuidadosamente a las mujeres, y actúa para RESPONDER A ELLAS. En las noches de soledad recuerda con esperanza las palabras de su madre, que solía decirle:

“Hijito, ya llegará alguien. Un hombre bueno como tu merece lo mejor. Tienes muchas cosas que harían feliz a cualquier mujer”.

El buen tipo está tan concentrado en no ser percibido como esos tipos malos, jugadores, rompe corazones, esos “ciegos bastardos”, como suele llamarlos en sus propias palabras, lo que al final termina por mostrarlo ante las mujeres como un tipo indeciso, débil y sumamente complaciente. O incluso peor: el buen tipo se fusionará con la personalidad de la mujer que le interese, pensando que esa es la mejor forma de ser su compañero romántico.

Lo que quiere el buen tipo es que ella se sienta segura, pero también desea que se sienta excitada. Es este deseo lo que pone el impulso pasional y romántico a sus interacciones. Desea a la vez salvarla y acostarse con ella. Pero no se atreve a mostrar tu deseo. Lo guarda.

Muchos me dirán: “Naxos, pero eso es lo que quiere una mujer. Ellas quieren a un hombre que sea su amigo, con el que puedan compartir sus más profundos sentimientos”.

Mmmm… pues no necesariamente. Respondo yo... y levanto desafiante mi ceja izquierda. Ellas quieren alguien que las lleve por una montaña rusa de emociones, no solo el afecto, quieren lo más sublime... y también lo más bajo.


El error de los tipos buenos es ser predecibles, totalmente disponibles, no expresar sus desacuerdos y creer que ellas siempre tienen la razón, que sobre ellos recae la responsabilidad de mostrarles a ellas que sí es posible creer, que sí es posible la bondad, que sí hay hombres buenos aún sobre este planeta tierra. Que ese hombre eres tú, para desgracia de los desgraciados de este mundo. Ellos olvidan que las mujeres aman el misterio, el peligro, que les gusta sentir que pierden el control, que están al borde de sus asientos. Olvidan que dando la dosis exacta de peligro ella responderá.

La seducción, como la vida, no es justa.

Despójate de tus hábitos emocionales, deja de ser complaciente, deja de ser un consejero, deja la personalidad sumisa y totalmente bondadosa y correcta. Ellas desean sacarte de eso y ver al salvaje, desafiante, impredecible que hay en ti.

El buen tipo tiende a mostrarse de una manera poco sexual, casí asexual, por miedo a ser agresivo o imprudente, teme perder la confianza de una mujer si muestra su deseo sexual por ella. Espera una escena romántica estilo siglo XIX, donde el llega y todo se da bajo la banda sonora de “Careless whispers” de George Michael, "You" de Ten Sharp o alguna irritante canción de James Blunt.

Se les olvida que las mujeres desean tanto el sexo como los hombres, y que no buscan al tipo bueno y tímido que les escucha y les comprende. No.

El final trágico de los hombres buenos es que terminan siendo desplazados por el tipo de hombres que odian y que no quieren ser. Ese tipo de hombres que sin rodeos llegan y se ganan la atracción de una mujer en la décima parte del tiempo que tu invertiste. Sí... ese tipo de hombres que les hacen sentir vértigo y las saca de sus vidas monótonas, que les hace vivir sensaciones llenas de "intensidad" (palabra que el buen tipo odia a muerte). El buen tipo es el eterno entrenador, el terapeuta, pero nunca es el que cierra el trato, eso lo hacen otros. El buen tipo es el "ayudador" de su propio fracaso... da las herramientas para quedar de último en la lista.


Ser "especial" es el premio a su inacción, a su timidez a su tremenda falta de espontaneidad, aventura y riesgo, es su premio a ser "tan perfecto". No creo que haya más qué decir. Terminan por aburrir y por ser los mejores amigos de sus amigas. Ven pasar a sus "amores platónicos" de la mano de los tipos que siempre han criticado. Qué tragedia griega tan triste.


Pido un minuto de silencio por ellos.

Naxo.

Fuente:

http://naxoseduccion.blogspot.com/2007/03/los-mitos-parte-ii-mito-del-buen-tipo.html

Enlace Relacionado:

Como ser un buen chico (Y aun asi seducir) :

Parte 1 :
http://naxoseduccion.blogspot.com/2007/01/cmo-ser-un-buen-chico-y-as-seducir_13.html

Parte 2:
http://naxoseduccion.blogspot.com/2007/01/cmo-ser-un-buen-chico-y-as-seducir.html

No hay comentarios: