domingo, 10 de febrero de 2013

POST

En estos tiempos en que miramos las noticias de lo que sucede y nos sentimos sobrecogidos y desolados, y ese sentimiento se ahonda si nos conectamos con el pasado, con lo que teníamos, con los afectos perdidos y todo lo que ya no está, sentimos eso como el peso que ha dejado el transcurso de los años, la historia. Muchos se conectan con un vacío y se lo atribuyen a la falta del apoyo emocional externo, a que nadie se preocupa por ellos o a la falta de la pareja, del amigo, de la familia. En fin, los motivos son distintos. Muchos están lejos de su tierra, movidos por necesidades económicas, y no logran enraizarse o sentir que pertenecen.
Cualquiera que sea la causa, el sentimiento de soledad aprieta el corazón, cierra la garganta, nos hace meternos y vivimos en pánico y angustia. Nos sentimos víctimas del desamor. Muchas veces este sentimiento lo tenemos aunque estemos rodeados de personas, pero nuestros viejos dolores, nuestras protecciones para no sufrir y tantas cosas más, nos hacen impermeables a compartir los afectos.

De esta manera no podemos recibir, no podemos detectar lo que viene hacia nosotros, lo que nos quieren dar, ya que ese sentimiento cierra las puertas. Otras veces estamos tan aferrados al pasado, a castigarnos por lo que no hicimos o por lo que nos salió mal, o tenemos tantos resentimientos que son como una coraza de acero que ya no nos permite ni acercarnos, que sólo existe eso para nosotros: el viejo sentimiento de reproche, de rencor por algo que ya sucedió. Y es así como cerramos las puertas a la vida y a las nuevas vivencias compartidas. Generalmente no nos damos cuenta de que, a los únicos que el resentimiento realmente lastima, es a nosotros mismos.
Estos rumores subterráneos nos quitan fuerzas, nos quitan ganas, y nos hundimos en ellos. Es un enfoque de nuestra mente que repite el pasado, que no nos permite vivir el presente y que no ve el futuro, sólo ve lo mismo que ya fue. Mi intención en este encuentro es compartir una invitación a dejar ir el pasado y abrazar el presente, nuevo, fresco, con inocencia, dicha y amor. Esto es lo que tuve que descubrir yo para salir de mi propio sentimiento de soledad y abandono en el que estaba inmersa ahogándome en los miedos, y que hasta que no toqué fondo, no pude salir. Es bueno tocar fondo, ya que sólo hay una dirección hacia la cual ir, y es saliendo de ahí, haciendo lo opuesto de lo que hemos hecho hasta ahora, y sobre todo, amando ese lugar en el que nos sentimos víctimas tan sólo por vivir.
Tenemos una tendencia automática que a veces se transforma en adicción: sufrir. Mi invitación es a descubrir algo que está esperando a ser despertado en ti, está adentro, en tu corazón, por el mero hecho de que eres humano. Y este camino te lleva a vivir en amor-conciencia. Cuando expandimos el amor incondicional en nosotros, deshaciéndonos de los miedos y del bagaje que nos agobia y separa, la soledad es un sentimiento que ya no existe. Comienzas a abrirte a recibir, pues te estás diciendo SÍ a ti mismo, a la vida, estando presente en cada momento con lo que es en lugar de estar ausente, agobiado por lo que fue y encapsulado por el miedo a que se vuelva a repetir.
La conciencia jamás está sola. Observa a los niños: ellos juegan solitos, imaginando cosas, sintiéndose completos dentro de sí en cada momento. NO piensan “sería más feliz si tuviera más amigos”, ellos no piensan así. Sólo crean su propio entretenimiento. Todo lo que necesitas está dentro de ti. La conciencia jamás está sola, porque se está amando a sí misma. Disfruta de sí misma y vive completa dentro de sí. Puedes estar en una sala con cien personas y sentirte solo, porque el estar contigo mismo es insoportable: “No me gusta estar solo, necesito a alguien o algo que me distraiga y me mantenga alejado de mí”. Pero si estás anclado en el amor-conciencia puedes estar solo pero nunca sentirte solo, puedes elegir estar con alguien, pero en realidad no necesitas de nadie. Lo que creemos que necesitamos es una idea, porque buscamos fuera, porque nos alejamos de la fuente, porque tenemos el hábito de ver el vaso medio vacío en vez de verlo medio lleno.
¿Qué sucedería - y esta es mi propuesta en este encuentro - qué sucedería si cada vez que sientes que te falta algo y que diriges la mirada hacia afuera a buscarlo, paso seguido a no encontrarlo, paso seguido a sentirte pesado, sin ganas, triste, sin fuerzas, desalentado, o como sea, como si tuvieras un gran bagaje que pesa cada día más, qué sucedería si te enfocaras en apreciar las cositas más pequeñas que te rodean, apreciar, aunque no tenga sentido, la florecita diminuta que casi pisaste y que en su pequeñez goza de una perfección de líneas, de formas, hasta de aroma, que es de maravillarse? ¿Y si aprecias al niño jugando, al perro custodiando su hueso, a la mamá que toma a su pequeñita, a la pareja que camina sosteniéndose en un abrazo como si no existiera nada más en el mundo, a la nube que está por tapar al sol, al sonido del tráfico tan ruidoso que casi podría ser una sinfonía desafinada, y así, todo lo miras con apreciación? Notarías que algo en tu pecho, en lugar de apretarse, se empieza a abrir, y hasta en algún momento tal vez te encuentres con una sonrisa que se esboza desde dentro hacia afuera.
El apreciar es como decir sí a todo, y tal vez, sólo tal vez, hasta notes que comienzas a emanar ese SÍ y a atraer la atención de otros que vibran en esa sintonía. Pero sin expectativas, no para conseguir algo, sino para vivir el momento con otro sentimiento, con otro color. Aprecia tu hoy. Y escucha, escúchate profundo dentro y verás cómo la soledad ha quedado atrás y has encontrado ya a tu mejor amigo. Y así, sanando la separación de ti mismo, tampoco te sentirás separado del resto. Cuando el amor está fluyendo desde dentro de ti puedes dar a los otros, y también encontrar, lo que estabas buscando en tantas partes y con tantas personas: tu mejor amigo. Estaba todo el tiempo esperándote, estuvo siempre allí, en tu corazón.
*ISHA, autora y maestra espiritual sus últimos títulos “Vivir para volar” y “El amor sobre todas las cosas”, su best seller ¿Por qué caminar si puedes volar?”, estará en Manzanillo y San Luis Potosí, México, en febrero, para dictar conferencias.

Comentarios

3 comentarios Comentario
Visualizando 1-3 de 3
  1. fernando Posteado: 2 de Febrero de 2013 a las 18:45
    FernandoPosteado:31 de Enero de 2013 - 18:15
    No son palabras sinceras cuando provienen de quien “robo” la filosofia para COMERCIALIZARSE. Los Ishayas no son lo que ella es.
  2. Fernando Posteado: 31 de Enero de 2013 a las 18:15
    No son palabras sinceras cuando provienen de quien “robo” la filosofia para COMERCIALIZARSE. Los Ishayas no son lo que ella es.
  3. Sally Posteado: 31 de Enero de 2013 a las 6:13
    De acuerdo con casi todo, porque a los niños sí les gusta tener amigos y sí quieren jugar con otros, y sí anhelan compañía, tanto de otros niños como de adultos importantes en su vida.
    Supongo que en nuestra naturaleza está el compartir.
Visualizando 1-3 de 3
Comentario
dic
26

¿Cómo poder amar incondicionalmente?

Posteado a las 26 de Diciembre de 2012 - 12:34 3 comentarios
Amar incondicionalmente, dar sin esperar nada a cambio. Todos pensamos que deberíamos hacerlo, pero la mayoría de las veces estos conceptos quedan en nobles ideales, imposibles de alcanzar. ¿Por qué es tan difícil amar incondicionalmente?
La razón por la que no podemos amar a los demás sin condiciones es porque no sabemos cómo amarnos a nosotros mismos. ¿Cómo puedo dar lo que no tengo? ¿Cómo puedo percibir la perfección en otros, aceptarlos como son, si me veo a mi mismo como defectuoso? La única manera de amar incondicionalmente es aprender primero a amarnos a nosotros mismos.
Isha.
Foto: Isha.
Irónicamente, en la sociedad moderna tenemos la idea de que amarse a uno mismo es egoísta. En realidad, es egoísta el no amarse a uno mismo, porque mientras te rechazas y te juzgas, centrándote en lo que está mal, siempre vas a necesitar algo de los demás: la aprobación, la aceptación, el reconocimiento. Eso es ser egoísta: tomar de tus seres queridos, en lugar de dar libremente. Amarte es, en realidad, dejar de ser egoísta y empezar a tomar responsabilidad: asumir la responsabilidad de tu propia felicidad, tu propia realización como persona.
Así, el estar con uno mismo es suficiente, la propia presencia es un placer, el poder dar libremente a aquellos a tu alrededor sin condiciones, sin necesidad, sin temor. Cuando te sientes completo, dentro tuyo, es una alegría natural el dar a otros, para servirles en su propia auto-realización y recordarles su propia perfección.
Hay otra idea falsa, y es que esto alimenta el ego. Pero el ego en realidad es esa voz que nos convence de que hay algo mal con nosotros, esa voz que nos juzga y nos mantiene siendo menos. A menudo se adopta una postura falsa de orgullo y superioridad arrogante como protección, pero si no podemos ver esto por lo que realmente es - profundo temor e inseguridad - es sólo porque estamos atrapados en el mismo juego de la sentencia y el auto rechazo.
Entonces, el primer paso para poder amarse incondicionalmente a uno mismo comienza por ser honesto con uno mismo, verte como eres en realidad, pues así, viendo y abrazando todo lo que es, se puede también cambiar. No estoy hablando aquí de actuar el amor incondicional, sino de convertirse en el amor incondicional, de serlo. Y vas a ver que al abrazarte como eres, te convertirás en la persona que siempre sentiste que querías ser.
*ISHA, autora y maestra espiritual, publicó “Vivir para volar”, “El Amor sobre todas las cosas”, y su best seller “¿Por qué caminar si puedes volar?” Visitará México a fines de diciembre realizando un evento en Manzanillo, Colima. El 1 y 2 de febrero de 2013 realizará personalmente un evento en San Luis Potosí.

Comentarios

3 comentarios Comentario
Visualizando 1-3 de 3
  1. patricia morales Posteado: 29 de Enero de 2013 a las 19:33
    creo absolutamente en lo que se menciona, solo que en el proceso de amarme aparecen muchas de las carencias que creia superadas, y vuelvo a querer la aprobacion de mis cercanos y me da pena que no me alcancen cuando me expreso en libertad y digo lo que algo me parece y recibo sus criticas y rechazo y los comentarios que por mas que me uno a estos grupos de ayuda aun estoy enferma, y vuelvo a cuestionarme y me hace aislarme y no querer estar con ellos.
  2. ma. isabel lopez gal Posteado: 27 de Enero de 2013 a las 17:52
    estoy leyendo el porque caminar si puedes volar…me interesa ir al evento en sn luis potosi…quisiera mas informes…gracias
  3. Mario Posteado: 29 de Diciembre de 2012 a las 21:15
    Tienes toda la razon, en general el ser humano centra su felicidad en los demas, en lo exterior sin darse cuenta del gran valor que tienen dentro de si, dicen amar a los demas y ni siquiera se aman a si mismos, es por eso que ese amor que profesan a los demas es falso y es una mentira cargada de interes y poco afecto para lograr la aceptacion de lo externo, olvidandose de que primero debe lograr su aceptacion en si mismo
Visualizando 1-3 de 3
Comentario
nov
26

El tiempo se acelera, y la vida no alcanza ¿qué hacer?

Posteado a las 26 de Noviembre de 2012 - 14:16 0 comentario
Con la velocidad que suceden los acontecimientos día a día todos sentimos que no nos alcanza el tiempo, que se nos escapa, que todo se acelera y que pareciera que no llegamos. Siempre estamos corriendo, enganchados en un tren que va cada vez más rápido y sintiendo que nos quedamos atrás. Perdemos el momento presente, no lo vivimos, lo pasamos por alto en esta carrera diaria.
Paradójicamente podemos ir a ese ritmo, siempre que nuestra atención esté absolutamente enfocada en cada momento. Cuando éramos niños teníamos esta experiencia de vivir totalmente en el momento presente, con simpleza e inocencia, y la podemos volver a recrear.
Nuestro intelecto vive naturalmente en el pasado o en el futuro, ésa es su función, ya que está resolviendo lo que sea que esta dualidad le presenta. Esto provoca un elevado nivel de estrés, temiendo repetir el pasado en el futuro, y esto activa la adrenalina, y el control se torna permanente. Pero en realidad no podemos controlar nada, podemos planear pero no controlar, y sin embargo, el miedo a lo que pueda suceder no nos deja soltar la rigidez de ese control para poder hacer los cambios necesarios.
Isha.
Foto: Isha.
Entonces, ¿qué podemos hacer? Nada sale como lo planeamos, hacemos lo mismo de siempre y vemos que ya no funciona. Tenemos una idea de cómo solíamos hacerlo, lo aplicamos, ¡y no va! Es como utilizar los métodos de antes de la internet a este tiempo. ¡Imposible! Pero nuestras mentes a veces tienen esa brecha, experimentan esa diferencia. Y no se trata de decir que no a lo que está sucediendo, se trata de abrirnos a cambiar.
Podemos descubrir el poder del momento presente. Podemos soltar la rigidez de las viejas formas y abrirnos a lo que es el ahora. Podemos recrearnos en cada momento de acuerdo a lo que la vida nos presenta. Nunca es tarde, podemos soltar el bagaje que nos limita, ahora.
En este momento, podemos permitir que los cambios sucedan, que lo viejo encuentre su camino de salida, y confiar en lo nuevo que se presenta, o al menos abrirnos a ello. La insania es el hacer siempre lo mismo y esperar un resultado diferente. Y sin embargo así vivimos a diario. Hacemos siempre lo mismo y nos peleamos con lo que sucede porque es siempre lo mismo también.
Hoy les propongo ver en cada momento cómo podemos hacer algo diferente y abrirnos a sentir, ver y experimentar el resultado, sin expectativas y con inocencia. Tal como les cuento en mi libro y película, vivimos como si estuviéramos mirando a través de una ventana sucia, teñida por nuestras experiencias y viendo entonces sólo lo que nuestra percepción nos permite ver. Al nacer, esa ventana estaba limpia. Hoy la podemos limpiar otra vez.
La percepción de escasez, por ejemplo, hace que demos a la vida un poquitín, para estar seguros, y sin embargo esperamos de vuelta todo. Si nos abrimos más, si damos más, podremos recibir más, nuestra percepción va a ir cambiando, porque la vida se trata de aquello que tú le das, y de aquello que tú eliges en cada momento.
Entonces, por ejemplo, si le das a la vida, a tu experiencia, un ciento por ciento, vas a obtener un millón por ciento de vuelta, si le das un 40% obtendrás eso mismo, y si le das incluso un 90%, obtendrás no más que un 90% de vuelta.
Para ejemplificar esto: ¿Vieron cuando no tienen ganas de hacer algo por x motivo y lo hacen igual, pero a medias? ¿Han notado que generalmente el resultado no es satisfactorio?
Entonces, lo que harás es tu elección y lo que recibirás también. Si lo das todo, vas a obtener de vuelta más de lo que tu imaginación pueda concebir. Obtendrás todo, obtendrás el paraíso en la tierra. ¿Por qué? Porque no serás ya prisionero del miedo, porque la vida la caminas con el color de la confianza y la entrega, porque el amor incondicional en tu corazón te guía momento a momento. Y así no podrás crear nada menos que lo mejor para ti y los que te rodean, y sin duda crearás dicha, paz y más amor en cada momento.
ISHA, es autora y maestra espiritual, sus últimos títulos “Vivir para volar” y “El amor sobre todas las cosas”; su Best Seller “¿Por qué caminar si puedes volar?”, visitará México a fines de diciembre realizando un evento en Manzanillo, Colima, en el Centro Isha México.

Comentarios

0 comentario Comentario
ago
31

La inseguridad y el poder del momento presente

Posteado a las 31 de Agosto de 2012 - 15:14 0 comentario
La inseguridad en nuestras vidas empuja a nuestro intelecto desesperadamente a encontrar respuestas para apaciguar, calmar y desarrollar cierta seguridad externa y el miedo a la muerte en última instancia es aquello que nos agobia y complica nuestro sentir.
Si la encarnación en otra vida fuera la respuesta, ¿me alivio acaso hoy y no me molesto en evolucionar, ya que en otra vida se resolverá? Si me voy a volver a encontrar con mis padres, ¿entonces no voy a sentir tanto la pérdida de su presencia en este momento, y eso me consuela? Si bien no hay nada seguro, al menos estas respuestas me tranquilizan intelectualmente. ¿Es así? Pues para mí - y ya sabes que yo no entrego ni filosofías, ni ideas, ni creencias - lo único real es el momento presente, y es la totalidad de la experiencia la que te dará la vivencia profunda y completa en cada momento de tu vida, pues cada paso está siendo caminado en plenitud, amor y dicha.
Yo creo en el amor y en este momento, ya que esa es mi experiencia. Antes solía creer en otras vidas, incluso tenía memorias de ellas y las trataba de sanar, pero al despertar a la unidad, encontré que eso también formaba parte de mi dualidad, una capa más intrincada, más espiritual de esta ilusión de dualidad, en la que lo único real es este momento, aquí y ahora, y lo que cada uno va eligiendo en él.
Entonces, si temes la muerte de tus padres en un momento futuro -incluso me dices que te aterra el no tenerlos contigo, pues no sabes cómo superarás eso- es una gran invitación para disfrutarlos y compartir amor ilimitado ahora, decirlo, compartir ese sentir, compartir todo su cultivo, y ya que la ley de la vida es que algún día morirán, al menos has vivido momento a momento, estando presente y disfrutando, compartiendo en abundancia el amor y no desperdiciando el presente único y singular por aquello que podría llegar a suceder. Y hay que encontrar la propia perfección en la vida de cada uno y el amor que todo lo sostiene y forma, y éste es un gran descubrimiento, en cuya abundancia solo se crea más amor.
Entonces, a no perder tiempo y a hacerlo ya, a vivir cada momento en su totalidad. El futuro no llegó, el pasado ya no está. Ahora, en este presente, está este lugar para vibrar la vida en su totalidad.
Y así, verás cómo esa inseguridad y esa falta de confianza en ti mismo y en lo que te rodea se revertirá y brotará lo opuesto: el descubrimiento de una confianza profunda desde lo interno, tiñendo tus experiencias constantemente. Yo también era insegura, pero cuando comencé a expandir mi conciencia, encontré este espacio de seguridad invaluable e inamovible, y fue un alivio tan grande el estar tan a gusto en mí. Y ya verás, esa claridad se reflejará externamente. Verás cómo el disfrutar del momento presente, de cada puntada que tu día a día dé en este maravilloso y único tapiz que estás tejiendo y bordando, será de una plenitud, de una intensidad, de una abundancia y una paz, que tan solo irradiarás y compartirás amor, porque será esa la frecuencia de tu vibración.
Vamos a adoptar los cambios de nuestro mundo desde un lugar de positividad. Estamos entrando en una nueva etapa, un mundo de crecientes valores y esperanzas. Si nos aferramos a lo de antes, vamos a sufrir. Lo viejo debe morir para dar paso a lo nuevo. El nacimiento y la muerte son la naturaleza de la evolución.
La manera en que encaras una crisis depende de ti. Puedes verla como una amenaza a tu seguridad, o utilizarla como una herramienta para encontrar la estabilidad interna. A veces nuestras mayores pérdidas se convierten en nuestras mejores oportunidades. Ante las crisis, puedes revolcarte en las cenizas o levantarte transformado. La decisión está en tus manos.
Imagina que eres un proyector, irradiando tu luz sobre una pared blanca. Ahora imagina que una diapositiva se coloca en tu ranura con una imagen de conflicto. Disgustado, giras para evitar la imagen, sin embargo, la misma imagen sigue apareciendo en la nueva superficie. Rompes el muro, pero la imagen se sigue proyectando en la pared del fondo. Huyes, pero llevas la imagen contigo y ésta es reflejada nuevamente donde sea que vayas. Así de inútil son nuestros intentos por cambiar el mundo: nunca estaremos satisfechos hasta que vayamos hacia adentro y cambiemos de diapositiva.
Como he mencionado anteriormente, a los veintiocho años lo perdí todo. Cuando sucedió, pensé que era el peor año de mi vida. Pero en realidad fue el mejor. Fue el mejor regalo que podría haber recibido, ya que me llevó a encontrarme a mi misma. Tenía que encontrar algo más seguro, y ese algo era el amor incondicional. Cuando empezamos a sanar, lo encontramos. Es ese lugar tranquilo y dulce donde sentimos alegría, y es también la fuente de nuestra sabiduría interna. Sabe la verdad y habla desde la omnisciencia. Cuando empezamos a conectarnos con este lugar, este espacio de unidad, descubrimos nuestra verdadera esencia. Esto es lo que anhela el corazón.
*Isha, autora de “¿Por qué caminar si puedes volar?”, comparte en esta columna párrafos de su nuevo título “Vivir para volar”.

Tags:

Comentarios

0 comentario Comentario
jun
29

El arte de escuchar, parte II

Posteado a las 29 de Junio de 2012 - 19:41 6 comentarios
Isha.
Isha.
Ya habiendo compartido la columna anterior, profundizamos ya que estamos dispuestos a escuchar, para poder evolucionar. Y podremos conectarnos con la otra parte imprescindible de este escuchar, que es decir y expresar siempre lo que uno siente, la propia verdad en cada momento. Así, nos vaciaremos de aquello que nos separa y seremos receptivos en la comunicación y en aquello que nos une.
Para profundizar en esto te haré algunas preguntas prácticas que podrás responder y observarte en ello:
- ¿Existe alguna relación en particular en tu vida en la que hayas estado reprimiendo tus sentimientos en vez de hablar lo que piensas? Si es así, considera la posibilidad de tener una charla de corazón a corazón con esa persona y hacerle saber lo que te ha estado molestando. Habla desde un lugar de compasión y amor, y permanece abierto a escuchar lo que tienen que decirte en respuesta. Luego, observa cómo te sientes y cómo sientes la relación. Es muy probable que sea una gran sensación de alivio por haber transmitido tus emociones reprimidas.
- ¿Se convierten tus conversaciones siempre en discusiones?
Tal vez encontrarás que los más pequeños desacuerdos gatillan argumentos desproporcionados en tu relación y que antes de terminar de dar tu punto de vista, tu pareja ya reacciona con una idea antigua con respecto a lo que estás pensando o sintiendo, y viceversa.
Entonces ¡escucha!
Cuando tu pareja te esté hablando, realmente escucha lo que te dice, especialmente si no estás de acuerdo o te hace enojar. Encontrarás que las cosas que menos quieres escuchar son las que más te pueden ayudar a crecer.
No tienes que estar de acuerdo con el otro para escuchar, y por escuchar no estás dándole automáticamente la razón, pero te estás abriendo a recibir lo que tiene para mostrarte. Cuando uno escucha aprende más sobre la otra persona, pero más importante aún, aprende más sobre uno mismo.
- ¿Te sientes resentido?
Si no expresas abiertamente tus sentimientos a tus relaciones más cercanas, el resentimiento empezará a crecer dentro de ti, y luego detonará con las cosas más pequeñas y tontas. Si encuentras que, durante una discusión, vuelves a sacar la lista de todo aquello por lo que estás resentido, es que no estás expresando lo suficiente.
Entonces, ¡sé vulnerable!
- Cuando un ser querido viene a hablar contigo, ya sea tu hijo, tu novia, tu esposo o tu madre, bríndales toda tu atención. Haz contacto visual, encuentra algo que apreciar, pregunta a la otra persona cómo se está sintiendo.
No des nada por hecho: pregunta si no estás seguro y enfócate en escuchar su respuesta, conectándote con ellos desde tu corazón. Encontrarás que, al prestar atención a estos pequeños detalles, tus relaciones familiares serán más íntimas, más honestas y amorosas.
Enfócate en valorar y dar gracias por las pequeñas cosas de la vida, por la belleza del mundo que te rodea, por la risa espontánea compartida con un amigo. Puedes incluso desafiarte a ver cuántas veces al día te es posible dar gracias en voz alta. Si algo o alguien te trae alegría, dale las gracias. Aprecia la belleza que ves a tu alrededor. Al escuchar y ver tu apreciación del mundo y de tus seres queridos, serás un buen ejemplo para los que te rodean, especialmente para tus hijos, y harás que se sientan más cerca de ti. ¡El amor-conciencia es contagioso!
Dejo esta invitación para que cultives y desarrolles este arte de escuchar como tu plantita más preciada, y sin duda, sus flores y frutos serán de puro amor.
*ISHA, galardonada como Doctora Honoris Causa, Embajadora de Paz y Ciudadana del Mundo, es autora de “¿Por qué caminar si puedes volar?”, y “Vivir para volar”, presenta este mes en el mundo latino “El amor sobre todas las cosas”, de Editorial Aguilar del Grupo Santillana.

Comentarios

6 comentarios Comentario
Visualizando 1-5 de 6
  1. rocio Posteado: 25 de Octubre de 2012 a las 12:36
    estoy muy desorientada casi en la deprecion mi hija dejo la prepa y se quiere ir desde hace un año de la casa y ya hablamos con ella pero no quiere nada siempre le emos dado las atenciones y apoyarla tiene 16 años
  2. Joce Posteado: 3 de Octubre de 2012 a las 8:27
    Gracias…todas tus palabras son tan sencillas y acogedores, se nota que lo dices con mucho amor…muchas bendiciones y gracias nuevamente.
  3. Valentin Posteado: 17 de Septiembre de 2012 a las 22:41
    es excelente leer su forma de pensar y actuar y le doy gracias a Dios que existan personas asi para que el mundo reaccione, Isha nos recuerda lo elemental para todo ser humano, no le considero maestra, por que mi maestro y guia espiritual es unicamente Jesucristo, quien nos vino a mostrar el camino y enseño lo que Isha tiene de piedra angular ·AMAR A TU PROJIMO COMO A TI MISMO
  4. cily rocio ordoñez n Posteado: 14 de Julio de 2012 a las 18:49
    gracias, nuchas gracias. mivida ha cambiado desde que encontre esta pagina. todas las enseñanzas que recibo, trato de ponerlas en practica. cada vez que leo mi correo, se acopla a la situacion por la cual estoy pasando y las enseñanzas me ayudan. es grandioso haber conocido a isha. desde este rincon del planeta doy gracias a dios por haber tenido la aoportunidad de conocerla. hasta pronto
  5. Mercedes Saibene Posteado: 10 de Julio de 2012 a las 8:17
    !!!! GRACIAS!!!!
Visualizando 1-5 de 6
Comentario
jun
18

El arte de escuchar

Posteado a las 18 de Junio de 2012 - 16:36 3 comentarios
Isha, durante una de sus conferencias.
Isha, durante una de sus conferencias.
Vivimos rodeados de una red de comunicación permanente a cuyos estímulos visuales y auditivos nos acostumbramos con muchas facilidad, casi al punto de insensibilizarnos.
Pero el que nos informemos no significa exactamente que nos comuniquemos. Generalmente nuestras respuestas, por el aumento de velocidad en todo, son más bien automáticas, casi robóticas. Esto es porque no nos hemos tomado el tiempo de parar. Parar y ver, parar y sentir, parar y ser.
Cuando nos comunicamos con nuestros semejantes, rara vez escuchamos lo que nos dicen y a menudo ya estamos respondiendo antes de que el otro haya terminado de hablar.
En cada interacción o relación ocupamos distintos roles: el que escucha pasivamente y es sólo una oreja para el que no para de hablar, el que se comunica emotivamente pero el otro no lo tolera, en fin, hay una multitud de formas, y todas tienen un punto en común: ninguno de ellos en realidad se está escuchando a si mismo, y por ende, no sabe cómo escuchar ni cómo comunicarse con el otro.
El tener orejas te permite oír, pero al escuchar ya involucras la conexión interna para verdaderamente recibir, y especialmente, sentir. Entonces, el primer paso aquí es aprender a escucharte a ti mismo, y cuando logras esto puedes profundamente escuchar a todos, y entonces experimentarás el poder de transformación que esto conlleva para ambas personas involucradas.
Entonces, ¿cómo podemos modificar esto? ¿Cómo abrir las avenidas para escucharnos cada vez más y mejor? ¿Cómo lograr cambiar y así poder verdaderamente escuchar lo que los otros te quieren comunicar?
El primer paso es darnos cuenta, darnos cuenta de que la repetición de nuestras acciones, de nuestras actitudes, nos lleva siempre al mismo lugar, ese lugar automático e inconsciente, y que eso se puede cambiar. ¿Cómo?
Se cambia cuando paras y dejas de hacer las mismas cosas robóticas y repetitivas de siempre. Entonces vas a empezar a saber, a conocerte, a vivir conectado experimentando esa diversidad y variedad tan única y singular que es cada individuo.
Y comenzarás a ver que no había confianza en ti mismo, que no te respetabas, que te forzabas a hacer cosas en pos de los “deberíamos”, aunque te hiciera daño. En síntesis, nuestras acciones no coinciden con nuestro sentir, y es porque no nos escuchamos. Después de este reconocimiento tan importante, la próxima vez podremos optar por actuar desde el amor y el respeto interno a uno mismo, y entonces notaremos la diferencia, tanto en la respuesta como en los sentimientos.
Esa sensación nos acompaña y además nos enseña a fortalecer la brújula interior: el propio corazón. Y podremos comenzar a percibir y decidir desde allí. Cuando nuestras acciones e interacciones están guiadas desde este lugar, podemos estar presentes en nosotros mismos, con nosotros mismos y con los demás.
*ISHA, galardonada como Doctora Honoris Causa, Embajadora de Paz y Ciudadana del Mundo, autora de “¿Por qué caminar si puedes volar?” y “Vivir para volar”, presenta “El amor sobre todas las cosas”, de Editorial Aguilar del Grupo Santillana.

Comentarios

3 comentarios Comentario
Visualizando 1-3 de 3
  1. monica Posteado: 26 de Septiembre de 2012 a las 11:36
    Es hermoso y cierto lo que decis. Mi relacion con mi madre hoy por hoy es pesima. Se que ella no esta neurologicamente bien y no paso por alto lo que no me gusta que diga o haga y se arma lio. Voy a poner en practica lo que decis Isha…Gracias, besos y abrazos…
  2. Macarena Posteado: 1 de Julio de 2012 a las 20:20
    todos los dias me levanto con las ganas de cambiar distintas actitudes,algunas las logros otras no pero pocas veces escucho mi verdadero ser.Lo empesare hacer..escuchar mas a mi corazon !!
  3. MAYN Posteado: 23 de Junio de 2012 a las 7:48
    Como siempre tus palabras tocan mi corazón.Y hacen de mi un ser humano con otras actitudes y buenas intensiones.Graciasss, en la distancia aprecio tu maravilloso y bello Ser Isha. TE ABRAZO TKM
Visualizando 1-3 de 3
Comentario
Isha.
Hoy, más que nunca, la humanidad se enfrenta a la incertidumbre, el bombardeo de noticias alarmantes nos dispara ese sentir y la humanidad está inquieta: ¿Cómo podemos encontrar la seguridad en un mundo incierto?
En la sociedad occidental, hemos aprendido a buscar la seguridad en el lugar equivocado: lo buscamos fuera de nosotros mismos. La gente y las cosas que nos rodean nunca calmarán nuestra inseguridad, pues en el fondo sabemos que todo podrá cambiar en un instante.
Los matrimonios sólidos se terminan por la infidelidad, perdemos un puesto de trabajo de 20 años por un cambio de política en la empresa y los ahorros de toda una vida se evaporan en un instante en las manos de un inversor corrupto. La inseguridad del mundo es una realidad que muchas veces preferimos ignorar.
Como seres humanos, tendemos a enfocarnos en nuestras diferencias. Nos fijamos en las cosas que nos hacen sentir superiores o inferiores a los demás. Sin embargo, los aspectos más importantes de la vida son universales. Lo más esencial y poderoso que todos compartimos es nuestra capacidad de amar.
La naturaleza del amor es un misterio, no porque sea imposible de descubrir, sino porque es imposible de explicar. El intelecto nunca puede abarcar la inmensidad del amor así como un vaso no puede contener un océano. Sin embargo, experimentar el amor no sólo es posible sino que es la cosa más natural del mundo. No estoy hablando del amor que sentimos por otro, estoy hablando de la presencia del amor en todo, esa energía que es nuestro propio ser. Se manifiesta como la experiencia de paz que sobrepasa todo entendimiento. Es lo único que puede llenar el corazón humano. Es lo que yo llamo amor-conciencia.
En un mundo de creciente incertidumbre, cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de hacer una diferencia al convertirnos en la paz del amor-conciencia. Podemos declarar la guerra a otras naciones, pero eso no cambiará nada. El terrorismo no puede ser detenido con la guerra, al igual que el fuego no se puede apagar con más fuego. Pero aunque esto sea cierto, es inútil culpar a los políticos, o incluso la guerra misma. Si no podemos encontrar la paz interior, ¿Cómo podríamos crear un mundo pacífico y armonioso? Nuestras mentes, llenas de charla disonante y confusión, son el origen de nuestra inseguridad. Nuestras acciones surgen de nuestros pensamientos y sentimientos. Si estamos llenos de miedo, ¿Cómo podemos contribuir a una sociedad unida en el amor?
Como seres humanos, gozamos de libre albedrío: el poder de elección. Como consecuencia, nuestro destino se redefine en cada momento.
Cuando Bill Clinton le preguntó a Nelson Mandela si sentía odio por sus opresores, él le respondió: “Me di cuenta de que si seguía odiándolos una vez que me montara en ese coche y atravesara la puerta, estaría todavía en la cárcel. Así que lo solté, porque quería ser libre”.
En la búsqueda de la paz, hay algo muy concreto en lo que todos podemos contribuir. En cada momento, podemos hacer una elección: elegir descansar en la paz duradera que yace dentro de nosotros ahora y que nadie nos puede quitar.
De la misma manera que el haber aprendido a depender de nuestro entorno nos ha llenado de miedo, podemos aprender a depender de nuestro estado interior y encontrar una seguridad que siempre es prístina e intocable. Vamos a llenar nuestra vida personal con paz, honestidad y transparencia; eso va a contribuir mucho más a la paz mundial que cualquier guerra.
En nuestra sociedad, solemos responder a los cambios enterrando la cabeza en la arena. Hacemos de cuenta de que no existen. Nos volvemos rígidos, buscando la permanencia ilusoria de la rutina para sentirnos seguros y en control. Muchos de nosotros pasamos la vida construyendo la ilusión de un entorno estable: una carrera confiable, un matrimonio sólido y la seguridad financiera. No hay nada malo en buscar el éxito material y una relación estable, pero si nuestro sentido de seguridad depende de esas cosas, estamos construyendo nuestra casa sobre una base frágil. Por más que tratamos de ignorarlo, no estamos en control de este mundo errático y nunca lo estaremos. Cuando nos damos cuenta de la imposibilidad de la permanencia externa, podemos empezar a cultivar la única cosa que puede dar la auténtica seguridad: la paz interior.
*ISHA, autora de “¿Por qué caminar si puedes volar?”, comparte su nuevo título “Vivir para volar”, un manual práctico para el auto-crecimiento y bienestar interior, creando un mundo de paz alrededor, del cual comparte un extracto aquí editado por AguilarFontanar del Grupo Santillana.

Comentarios

3 comentarios Comentario
Visualizando 1-3 de 3
  1. jacqueline Posteado: 31 de Julio de 2012 a las 18:48
    Gracias Isha querida, por ayudar a iluminar mi vida a ver con otros ojos y sobre todo a ser libre!!!
    DIOS TE BENDIGA
  2. MAYN Posteado: 30 de Mayo de 2012 a las 8:37
    ISHA es una Maestra MARAVILLOSA, enseña en forma Clara y Directa, Simple y Profunda. YO Practico el Sistema y mi Vida ha cambiado…, disfruto de todo a mi alrededor en lugar de encontrar DEFECTOS. Gracias ISHA por todo lo que siempre DAS en tus notas, libros,y videos.
  3. Guadalupe Posteado: 27 de Abril de 2012 a las 15:02
    El sistema Isha; ha cambiado mi percepciòn de la vida , por medio de la practica constante de las facetas , los resultados han sido sorprendentes, comprendo y entiendo , lo que antes era imposible y hasta molesto para mì , còmo a Osho por ejemplo, …ahora comprendo a lo que èl y tù Isha , hacen referencia…nò es doctrina, no es otra caja de creencias…es amor incondicional..es Dios dentro de nuestro ser…el amor a uno mismo y la elecciòn de como vivir en cada momento (sufrir o ser feliz )…el aqui y el ahora..siendo lo unico que existe….La tranquilidad y dicha que me proporciona el sistema y mi autoaceptaciòn , me han ayudado a liberarme de habitos que me estaban destruyendo..estoy sintiendo por primera vez el verdadero Amor..esa energia que habita en mi , y que me esta haciendo sentir en cada momento , que nada me falta, que me acepto tal y como soy..que aunque hay veces que las facetas me cuestan un poco de trabajo…sè que estan haciendo ya efecto en mi..he estado triste aveces sin motivo algùno..unifico…y derrepente me tranquilizo y recuerdo que …mis miedos se estan desvaneciendo..mis habitos poco a poco desaparecen..como por arte de magia ..me sorprendo de mi avance..sin esfuerzo alguno..aunque ahora comprendo que si llega ami emociones intensas como mi tristeza..es porque las facetas estan realizando su trabajo…Este es el mejor sistema que llego ami cuando màs lo necesitaba….
Visualizando 1-3 de 3
Comentario
feb
21

Mediocridad versus Excelencia

Posteado a las 21 de Febrero de 2012 - 15:57 5 comentarios
Queja versus Autosatisfacción
Isha.
Isha.
Si “Nunca termino aquello que empiezo” o “Me desapasiono enseguida y no puedo seguir lo que antes me entusiasmaba tanto” es tu queja, si esto te limita, tienes que ver esa pasividad interna que siempre te hace caer en el mismo lugar sin empujarte a ser más o ir más allá, tienes que ver cómo la comodidad te gana.
Fundamentalmente todo surge del hecho de no amarse a uno mismo, de no confiar en uno, de no sentir que uno puede lograr lo que sea que quiera.
Ahí interviene tu creencia de no ser capaz y comienza a boicotearte con los pensamientos típicos, descalificándote… ¡y te lo crees!
Por debajo de esto, el sentir la responsabilidad al crecer tanto asusta, y entonces prefieres quedarte en tu limitación de semi-víctima, de frustración, antes de dar el paso y pararte en tu grandeza.
Y al ver esto actuar tan claramente puedes decidir cambiar, aunque asuste, y claro, siempre habrá una excusa externa para justificar.
No se quiere ir mas allá por simple temor a la grandeza, porque grandeza significa responsabilidad, y la mayoría de las personas no quieren ser responsables. Prefieren ser como el resto, instalados en un lugar cómodo, donde el “no pude por esto” o “por aquello” es habitual, como si tuviera que ver con el afuera, en lugar de abrazar y sanar y amar ese lugar tan íntimo, donde en realidad piensas que no mereces nada mejor.
Ahora bien, si estás sintiendo que esto sucede en tu vida y estás dispuesto a crecer yendo más allá y ver dónde no te estás amando, ya estás dando el primer paso para cambiarlo y avanzar.
Habrá que elegir algo nuevo y hacerlo un cien por ciento. Luego, si ves que no te gusta o no resulta después de haberle dado ese cien por ciento de ti mismo, puedes cambiar y darle un cien por ciento a esto otro. No justifiques el hacerlo más o menos. Esto abrirá el sendero a la excelencia en lo que hagas, apasionado y brillando en lo que eres. Puede que elijas algo muy simple, pero en realidad no importa lo que estés haciendo, lo importante es lo que estás siendo en ese quehacer. Lo que estás siendo en cada momento presente de tu vida abre los caminos de tu realización.
DEJATE INSPIRAR POR LA GRANDEZA, por ese potencial que yace allí donde tu corazón vibra al unísono con la vida.
Aquello en lo que nos enfocamos es lo que crece, entonces, aprecia la grandeza en vez de criticarla o envidiarla, y esa inspiración crecerá dentro de ti.
Apreciar, apreciar, aspirando a esa grandeza. Úsala para que te inspire, no para ver lo que te falta, ni ver lo que está mal.
El noventa por ciento del mundo es así, está cómodo siendo mediocre, pero tú puedes elegir algo diferente.
Sé la conciencia, abrazando tu propia grandeza.
Amate en tu ser tan único y deja de compararte con el resto, nadie es igual. Verás que cuando logres amarte completa e incondicionalmente, podrás apreciar la variedad de todo como algo hermoso que en lo externo está reflejando tu propia belleza interior.
Esta es la naturaleza de la vida, el cambio permanente y la evolución, vibrando libremente en paz y  amor presente en todo.

Comentarios

5 comentarios Comentario
Visualizando 1-5 de 5
  1. Guadalupe Posteado: 30 de Abril de 2012 a las 19:11
    No te aferres a cambiar a la gente, aceptala tal y como es, al aceptarla te aceptas a tì, te amas a tì, y amas incondicionalmente a todo y a todos…no hay necesidad de cambiar a nadie, cuando te aferras a cambiar a los demas, sòlo estas reflejandote en ellos tus miedos, tu separaciòn y tu falta de amor…cambia tù, amàte a ti mismo…la mediocridad sòlo existe en un ser, que no es libre, que no es real con èl mismo..y dèja de sentir y vivir el momento presente, anteponiendo la importancia de los demàs antes que la tuya…se plèno tù…sè tu mejor amigo..no hay nada malo en ti, no hay nada malo en mi….no cambies al otro…cambia tù…amàte y despues vuelve a mirar…y veràs que todo es perfecto tal y como es.
  2. Julia Esther Patrón Posteado: 16 de Marzo de 2012 a las 15:05
    Estuve en un seminario tuyo, debo darte las gracias por darnos la oportunidad de vivir 2 horas de meditación, compartida con la gente que también dispuso de ese tiempo.mil gracias!!!!
  3. Ivanna Posteado: 14 de Marzo de 2012 a las 8:52
    Simplemente maravilloso
  4. annie Posteado: 24 de Febrero de 2012 a las 14:32
    Estoy segura Jorge, y gracias por tu compartir, y seguramente son muchos los que quieren crecer, cambiar, expandir el amor y la paz en su interior y en el mundo, enfoquémonos en ello y serguirá creciendo, y luego, hasta los Simpson se verán beneficiados. Apreciemos, agradezcamos y abracemos más en amor todo y solo más expansión sucederá. Gracias nuevamente. Quiero compartirles que Isha estará personalmente en el Centro Isha de Manzanillo, la semana de Pascuas por si alguno de Uds. quiere profundizar el estar consigo mismo en paz, y con una gran sonrisa en el corazón. http://www.isha.com mexico@isha.com
  5. Jorge Trejo Posteado: 22 de Febrero de 2012 a las 11:22
    Isha creo que tu tema de ahora es EL PUNTO MEDULAR de los muchos “ya merito” QUE NOS HAN SUCEDIDO A LOS MEXICANOS. Desgraciadamente NO RECONOCEMOS A NUESTROS HÉROES NACIONALES y nos inclinamos hacia los héroes extranjeros. sI CADA UNO DE NOSOTROS leyera y releyera esto que escribes a diario, te aseguro que habría alguna respuesta positiva, pero en lugar de eso estamos viendo a “los simpson”, “malcomn el de enmedio”, “soy tu doble”, “el siguiente partido del TRI”, etc. etc. O SI NO METIDO EN EL “IPOD” (O JUGANDO ALGUN VIDEOJUEGO DE LOS RIMBOMBANTES CELULARES DE HOY EN DIA) MIENTRAS VOY EN EL COLECTIVO Y REHUYO DE LA REALIDAD, DE LO QUE ME RODEA. ¿Te das cuenta?, LE TENEMOS MIEDO A ESTAR CON NOSOTROS MISMOS, A CONOCERNOS, Y ASI ¿COMO PODREMOS CAMBIAR SI NO SABEMOS QUIENES SOMOS?.
Visualizando 1-5 de 5
Comentario
ene
18

Desmotivado se confunde con comodidad

Posteado a las 18 de Enero de 2012 - 15:26 7 comentarios
Isha.
Isha.
La comodidad brota del temor a lo desconocido y del miedo al fracaso. Nos sentimos seguros dentro de esos límites, pero en realidad, esa comodidad es como una jaula dorada que nos protege de nuestra verdadera grandeza. Cuando no nos empujamos a ser más, nos conformamos con la mediocridad. Lamentamos lo que falta en nuestras vidas, pero no tomamos acción para cambiarlo. El miedo al fracaso nubla nuestra percepción respecto de nuestro potencial. La mente nos convence de que no somos capaces de más, de modo que nos quedamos en el mismo punto.
Te preocupa lo que te dirán si te tomas un rato para ir al gimnasio en vez de estar sentada en casa, abrumada por lo que tienes que hacer, aplastada por un sentirte incomprendida, o frustrada en algo personal y profundo. Te preocupa que te tilden de egoísta o de despilfarrar el dinero, pues en tu familia es algo que las mujeres no harían, si no, se las llama de otra manera, o se las mira mal. ¿Te suena? Es más fácil sentirse mal y pobrecita yo, con una casi depresión, a sentirse bien y grandiosa y salir al mundo a tomar responsabilidad. Suena duro pero, ¿no se acerca a la verdad?
Nos aferramos a la comodidad porque le tenemos miedo a nuestra grandeza. Es más seguro quedarse en las sombras que estar a la luz siendo el centro de atención: allí nos arriesgamos a ser criticados y juzgados por los de afuera. La grandeza requiere la valentía de pararse solo y no transigir con tu verdad. Provoca cambio y causa evolución. La grandeza diseña su juego y no se limita a lo establecido. Confiar en uno mismo, ser íntegro sin abandonarse para complacer a los demás - eso es grandeza.
Hay un cierto nivel de complacencia colectiva en la sociedad. Romper con eso y ser uno mismo requiere valor, pero si realmente queremos ser libres de nuestra propia inercia, debemos arriesgarnos y dejar de preocuparnos por lo que la gente pueda pensar. Debemos estar dispuestos incluso a cometer errores, a probar cosas nuevas y tener nuevas experiencias, a mostrarnos y expresarnos.
Si me mantengo fuera de la masa colectiva, si hago algo digno de ser notado, me pongo en un lugar de responsabilidad. Claro, requiere menos esfuerzo echarme hacia atrás y culpar a mi situación financiera, a mi educación, a la sociedad, por no poder cumplir mis sueños. Sin embargo, todos somos capaces de ir más allá de nuestra zona cómoda y alcanzar la grandeza. De hecho algunas de las personas más inspiradoras y célebres de la historia han ido más allá de todas las dificultades, alcanzando logros espectaculares. Ellos son los que dijeron que sí cuando todo el mundo decía que no, los que podrían haber utilizado sus circunstancias extremas como excusa para no llegar a nada en sus vidas, pero eligieron no caer allí.
¿Puede un hombre negro ser presidente de Estados Unidos? ¿Puede un hombre vencer el cáncer y ganar el Tour de France? ¿Puede un asceta no violento liberar a una nación de un Reino Imperial? ¿Puede un hombre con parálisis severa inspirar a las mentes científicas, más que ningún otro desde Einstein? ¿Puede un hombre sordo escribir un concierto? Por supuesto que pueden. ¿Por qué no puedes tú entonces, vencer las limitaciones auto-impuestas? Estamos rodeados de personas que han ido más allá de la mediocridad, a pesar de que tenían razones muy válidas para no hacerlo. Cuando tenemos la pasión en nuestros corazones, cuando estamos dispuestos a cuestionar aquello a lo que estamos acostumbrados y empujar a través de nuestros miedos, nada es imposible: todo parece posible y nuestros sueños comienzan a convertirse en realidad. Cuando creamos nuestros sueños, somos ilimitados.
¿Dónde estás cómodo en tu vida? ¿Dónde te estás echando hacia atrás prefiriendo no actuar para no agitar las aguas? La comodidad excesiva puede manifestarse como la pereza física o haraganería, el comer demasiado, una resistencia general a ser pro-activo o a cambiar, o, más sutilmente, a continuar evadiendo la confrontación, la intimidad, o las situaciones que te causan emociones extremas. Observa estos lugares de comodidad en tu vida y empieza a desafiarlos. Empújate a salir de tu zona de comodidad todo lo que puedas. Camina hacia las personas que te hacen sentir incómodo o inseguro y diles eso que sientes. Luego fíjate cómo eso te hace sentir. Prueba cosas nuevas. Asume riesgos. Atrévete a estar incómodo.
Pronto te darás cuenta que cualquier abandono de ti mismo, por más “cómodo” que parezca, es siempre, en última instancia, insatisfactorio. Te deja indiferente, sin inspiración, e infeliz contigo mismo. Sé directo, honesto y pro-activo, empújate a ser más y desafía las ideas que tienes sobre quién eres y de lo que eres capaz. Aunque parezca incómodo en un momento, será infinitamente más satisfactorio.

No hay comentarios: