sábado, 31 de octubre de 2009

Relaciones con Mujeres: Amoritis (one-itis)

Comienzo minuto 3:40



Monoitis o la tendencia de salir con una sola mujer (One-itis)

Hoy voy a hablar de una creencia que muchos hombres tienen y que les hace perder demasiado tiempo y energías a la hora de seducir. Un tema que quizá sea polémico, pero que es demasiado práctico a la hora de aprender experiencias, ganar confianza y criterio. La creencia es esta:

“Las mujeres desaprueban a un hombre que sale con varias mujeres al tiempo”.

Creo que he escuchado innumerables veces a hombres diciendo cosas como estas: *En verdad me gusta ésta mujer/*Estoy seguro que ella es la mujer para mí/*No quiero estropearlo todo con ella/*Quiero enfocar toda mi atención en ella/*No hay nadie como ella (si… Marc Anthony… te hablo a ti).

Créeme, la lista sigue y sigue. Frecuentemente los hombres encuentran una mujer atractiva y tentadora, y luego proceden a arruinar todas sus oportunidades por enfocar absolutamente toda su atención en ella, haciéndola el centro del mundo.

Muy mal. En serio. Muy mal

Pilas que no estoy hablando de ser infiel o de tener varias mujeres cuando tienes novia o una relación estable. Si ya te formalizas con alguien, dedícate a ella. Acá estoy hablando del proceso de salir y seducir sin tener una relación estable y formal.

Antes de que empieces a decir que quizá estoy loco, que perdí la razón, o que estoy desvariando, déjame darte cinco razones por las que tu deberías salir y conocer más mujeres, en especial cuando conoces a una persona que en verdad te gusta.

1. Actitud y confianza: Cuando tu enfocas tus esfuerzos en una sola mujer tu no tienes amortiguador que proteja tu actitud y confianza. Cuando ella te rechaza tu caes en la trampa de empezar a pensar qué hiciste mal o de pensar qué debes hacer la próxima vez. No puedes mantener una actitud saludable o balanceada cuando pones todos los huevos en una sola canasta. Todos tenemos miedo a perder, y ese miedo está acompañado de la creencia de que “perdemos oportunidades”. Cuando tu empiezas a entender que tienes muchas más oportunidades tu confianza empieza a despegar. Tu miedo a perder empieza a disiparse y tu te relajas porque sabes que ESTA PERSONA, NO ES LA ÚLTIMA.

2. Perspectiva y punto de comparación: Cuando sales con más de una mujer, tu tienes un esquema de referencia para comparar y contrastar personalidades, comportamientos, integridad. Es tan fácil empezar a racionalizar sus comportamientos y banderas rojas cuando tu no tienes nada contra qué comparar.

3. Valor percibido: Atento a esto que te voy a decir: LAS MUJERES QUIEREN LO QUE OTRAS MUJERES QUIEREN. Las mujeres adoran los diamantes no solamente porque son caros y raros, sino porque otras mujeres los desean también. El tema acá es demanda. Lo que es común no es valorado, y lo que es fácilmente obtenido es común. No hay un mayor acelerador de atracción cuando una mujer sabe que detrás de su hombre hay alguien más (lo cual también es cierto para los hombres, ¿no nos ponemos salvajes y nos espabilamos cuando sabemos que tenemos competencia?) Un tipo con demanda es un tipo al cual las mujeres miran y se preguntan: “Y este, ¿qué se trae?”.

4. La espiral autodestructiva: Mira esta historia a ver si se te hace conocida. Rafael conoce a Carolina, a Rafael (Rafa) le encanta Carolina (Caro). El la llama y cuadran una salida para tomarse un “cafesito/cerveza/cocktail” … lo que sea… Empiezan a salir y se la van llevando bien. Rafa le deja mensajes a Caro diciéndola que ella es grandiosa y que ojala pudieran salir a cenar. Ella lo llama y cuadran salida. Van a cenar a un rico restaurante de sushi (Rafa es un tipo exclusivo… no cabe duda), Rafa está totalmente enfocado en Caro (Carito), ella se va dando cuenta, ella instintivamente se pone en guardia. Se da cuenta que Rafa (Rafita) está como bobo con ella, Carito se va volviendo distante, porque siente presión. La cita termina, pero ahora las cosas van como raras. Rafita se angustia y la llama, trata de que las cosas se normalicen y que ella no vaya a perder el interés, Carito empieza a evitarlo, Rafita empieza a tener dificultad para respirar… Y la espiral sigue. No es que hayan hecho nada malo, Carito es una buena niña, pero se empezó a apartar… porque sí… porque así es ella, se empezó a estresar. Ni ella misma sabe qué le pasó, Rafita era un buen tipo.

Cuando te centras en una sola persona empiezas a tomar decisiones poco saludables, pierdes perspectiva fácil, te armas historias paranoicas, te estresas, tu imaginación da vueltas y vueltas. Cuando sales con una sola mujer, no tienes más opciones. Si sales con varias, tu escoges.

5. Disparas el mecanismo de la “exclusividad” demasiado pronto: Ella empieza a creerse única, y ese es un pedestal que no te favorece, ella sabe de tu escases y lo puede aprovechar para ser demandante o ingrata. Como es cierto, estás escaso, tu reclamarás atención y eso te hará suplicante.

Las mujeres no quieren hombres necesitados. Punto. Hay un tipo de hombre, el CITAS EN SERIE, este tipo gasta un montón de tiempo enfocándose en una sola mujer, y puede tener algún éxito encontrando una mujer que también es CITAS EN SERIE. Con cada relación hay una agonía, es un padecimiento, el retrocede, y vuelve a salir con otra mujer, cada experiencia le recuerda el rechazo, que cuando encuentras a alguien el proceso de concretar algo es muy largo, que hay muchos jueguitos, que el amor siempre busca lo conveniente, que la gente se niega a lo que siente. El vuelve y retoma el proceso, una y otra y otra vez. Es un repitente consumado que pierde el curso por lo mismo. Tú, por tu parte, mantente saliendo con varias personas, hasta que encuentres a alguien que merezca tu completa atención.

Naxo.

Fuente:

No hay comentarios: