sábado, 6 de febrero de 2010

Los Hombres que dan demasiado (parte 3): El Rescatador/Salvador (parte 1)


Tu.tvSandra, de 27 años, empresaria considera que todos los hombres se parecen bastante y, lamentablemente, le recuerdan demasiado a su padre. Piensa que nunca recibió de su padre el amor que necesitaba. Al ser soltero pasaba mucho tiempo fuera de casa, ya fuese trabajando en dos sitios para poder mantenerse o bien por que tenia citas. Sandra tenía la impresión de estar siempre tratando, en vano de conseguir su atención, su amor y aprobación.

Marcos de 30 años, contratista en el rubro de electricidad, recuerda haber tenido una actitud protectora con su madre, a quien veía como una victima de las exigencias implacables y del carácter irascible y abusivo de su padre. Ella se retiraba pasivamente a leer su Biblia mientras Marcos peleaba en su lugar.”Siempre sentí que tenia que compensarla por las actitudes de mi padre .Se portaba muy mal con ella. Sin duda, yo no entendía todo lo que ella hacia para provocar la ira de mi padre, pero siempre vi. a mama como una especie de santa que, por algún motivo, tenia que soportar la prepotencia de mi padre”

Todas las relaciones de Marcos con las mujeres se ven determinadas en gran medida, por sus intentos de demostrarles que los hombres pueden ser afectuosos. Según expresa el mismo:”Siento que es mi responsabilidad compensarlas por los defectos de otros hombres .No soporto que piensen que somos hirientes o que no somos dignos de confianza.”

Como consecuencia de esas influencias de su niñez. Marcos siempre encuentra a alguna mujer lastimada o resentida con quien puede tratar de obrar su magia curativa.Cuando conoció a Sandra , le vino como anillo al dedo, dado sus antecedentes emocionales empobrecidos.

Sandra y Marcos se conviven desde hace 2 años. A Marcos le gustaría casarse, pero Sandra siempre posterga la decisión, utilizando como excusa el fracaso de sus relaciones anteriores. En lugar de resentirse o de imponerle un plazo para decidirse, Marcos tiene paciencia. El cree que, a la larga el poder y la dulzura de su amor ganaran la confianza de Sandra.

En esencia, Sandra acepta el afecto y la generosa sensibilidad de Marcos sin sentir nunca la necesidad de hacerlos recíprocos. La actitud de El no la conmueve ni la motiva para permitir que la relación evolucione hacia un nivel más profundo y comprometido.

Marcos confía en Sandra y ella, básicamente, se aprovecha de El. Y seguirá haciéndolo hasta que Marcos ponga fin a esta situación. Como dice Sandra, no sin cierta candidez: “A veces desearía que no fuera tan bueno. Jamás me hizo nada malo, pero yo lo decepciono todo el tiempo. Me da la impresión de que puedo hacer cualquier cosa sin que deje de amarme. Es una locura pero, en lugar de quererlo mas por eso, estoy perdiéndole el respeto, aunque se que merece algo mejor.”


J,W Psicologo.


Nota: Analisis de este caso en la 2 parte

Nota 2: El video no se podra ver hasta que no me lo acepten en una pagina, debido a que es un video que importe desde youtube.Luego pondre una reflexion , asique editare este post.Mas que nada lo publique, por que sino lo hacia me parece que ya no lo iba a hacer, ya me esta dando "vagancia" estar publicando "post", pero en verdad es algo que tengo que hacer, no es por ustedes o aquello que lean los post, sino que de acuerdo a que lo haga,,,es como puedo ir saltando varias situaciones que se me presentan en mi vida...y actuar de salvador entra en esas experiencias....asique, tengo que racionlizarla...y todo el bla bla bla

No hay comentarios: