jueves, 8 de julio de 2010

El Rey David (Parte II) : El Sindrome de la amabilidad cronica

Estudio Bíblico – El Síndrome de la Amabilidad Crónica
Proverbios 4: 23 “Por sobre todas las cosas guarda tu corazón, porque de él mana la vida.”


El síndrome de la amabilidad crónica es la necesidad de hacer las cosas para recibir confirmación.

Este tipo de gente es insegura y todo lo que hacen es para recibir confirmación externa.

Nunca formes pareja con alguien que se está separando o que hace pocos meses que se separó porque esa persona está buscando tapar su dolor; busca confirmación.Esa persona no te necesita porque te ama, sino que te ama porque te necesita.

Hay relaciones basadas en problemas. Cuando una persona tiene un problema interno que no está sanado, siempre va a buscar a alguien para recibir confirmación.

Hay personas que piden cosas que no necesitan; pero las piden para recibir confirmación. Cuando Israel estaba en medio del desierto y Dios les mandaba pan, el pueblo empezó a pedir otras cosas solo porque necesitaban confirmación.

Hay personas que inventan problemas porque buscan confirmación. La gente con síndrome de la amabilidad crónica es dependiente ya que busca la confirmación en personas. Este tipo de gente necesita de un ídolo, alguien de quien recibir.

Una persona hipersensible es adicta a la confirmación. Todos buscamos de alguna u otra manera la confirmación en los demás.

Hay diferentes estilos de autoridad:

1.El que es amable pero no es firme: Es la persona que gusta agradar.
2.El que es bomba de tiempo: Es la persona que cuando la agreden no dice nada y acumula hasta que explota.
3.El simpático
4.El bueno: es el que ayuda a todos.
5.El tarado: Cree que todos son buenos como el tarado, por eso es como es.
6.El antipático: Es la persona firme pero que no es amable.
7.El que no es ni amable ni firme.
8.El que es amable y firme.

Dice Salomón: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón.”

David era un hombre conforme al corazón de Dios. Cuando David oraba le decía a Dios que limpiara su corazón de todo lo malo.

David hablaba siempre del corazón porque cuando era adolescente un profeta fue a su casa a ungir al próximo rey y, su padre le presentó a éste a todos sus hijos, pero como el profeta dijo que ninguno de ellos era preguntó si faltaba alguien y, fue recién en ese momento que su padre mandó a buscar a David.

Cuando David llegó, Dios le dijo: ‘Yo no miro lo que mira la gente, porque la gente mira apariencias, Yo miro el corazón.’ Mi corazón es lo que Dios dijo que yo soy. Dios no viene a confirmarte , Dios viene a afirmarte , a recordarte quien ya sos en Él .

Confirmación te hace dependiente, afirmación te da libertad.Afirmación es lo que Dios ya te ha hecho; Dios quiere recordarte lo que ya sos en Él.

Para Dios lo más importante es que sepas quién sos.

Una persona que sabe lo que Dios ha dicho es una persona que conoce sus virtudes y sus defectos, y sabe que está en crecimiento.

Dios no mira lo que la gente confirma ; Él te mira y sabe que lo que Él puso en tu corazón es lo que sos.

La gente que busca confirmación se mueve por su necesidad, pero la gente que busca afirmación se mueve por el Espíritu Santo y Dios los afirma y les recuerda quienes son en Él.

Dios te llenó de potencial ; eso es el poder del ser. El poder del ser activa el poder del saber.

Dios te va a dar muchísimos caminos para llegar a tu destino. Cuando un camino no te funcione, Dios te va a mostrar otros.

Si pensás que ya hiciste todo, tengo una buena noticia ; todo no está hecho. Acordate que todo lo podés en Cristo.

Buscá un mentor, aprendé de la gente que va delante tuyo en la carrera. Necesitás a alguien que te recuerde quien ya sos en Dios. Dios te ha hecho capaz para lograr todo. A todos los sueños que están en tu corazón los vas a alcanzar. No busques la aprobación de la gente, Dios ya te ha aprobado.

El poder del saber te lleva al poder del parecer. Parecer es lo que mostramos. Lo que vos mostrás tiene que reflejar quien sos.

Cuando lo llamaron a David, él tenía buena presencia, estaba bien vestido y arreglado. Él sabía quien era.

Vestite bien, arreglate; ese es el poder del parecer.
Parecer no es engañar, sino mostrar lo que ya somos.

Dios no mira lo que mira el hombre, pero el parecer tiene que reflejar lo que Dios ha dicho que sos.

Dios mandará a alguien para afirmarte.

El papá no lo afirmó a David, sus hermanos tampoco; pero Dios mandó al profeta Samuel.

Dios va a mandar a alguien; no importa que no sea de tu familia; alguien vendrá con una palabra del cielo para recordarte lo que Dios ha dicho que sos.

¡Estás capacitado para todo!

Todo lo de Dios, empezará cuando sea afirmado.

El profeta se equivocó 7 veces cuando fue a ungir a David, porque pensó que el profeta estaba entre sus hermanos; pero luego mandó a llamar a David.

Cuando habían mandado a llamar a David, el profeta le dijo al padre: ‘no empezaremos hasta que él no esté acá.’

Dios no va a empezar las cosas grandes hasta que vos no estés.

Sos lo que Dios ha dicho que sos.

Después que el profeta ungió a David el poder de Dios cayó en él, porque todo empieza cuando sepas quien sos.

Cuando David fue a pelear contra Goliat, vio que Goliat era pura apariencia y sabía que eso no funcionaba.

Cuando mi corazón se alinea a quien es Dios y yo sé quien soy, las cosas comienzan a suceder.

Morón; dice el Señor: “Brillarás, a donde vayas darás luz. Alumbrarás el camino a los que no ven y darás el calor a los que están desnudos. Soltaré una ola de milagros en Morón. Te voy a respaldar.”

Lo que ya sos se activará y comenzará tu reinado.

Sobre toda cosa guardada, guardá tu corazón.

Evelyn Méndez.

Fuente:http://devocionalescristianos.org/2009/10/estudios-biblicos-el-sindrome-de-la-amabilidad-cronica.html

1 comentario:

Anónimo dijo...

realmente esta bueno sobre este tema que nos hace reflexionar sobre lo que hacermos en nuestra vida, que tenemos un camino que llegar, no miremos atras sino el eterno presente.