miércoles, 30 de junio de 2010

La Seduccion (Parte 7) : La Misoginia

"Otra explicación que encuentro a la misoginia es que detrás de ella se esconde una culpa hacia los propios deseos sexuales orientados hacia la mujer, en donde se siente que aunque el hombre desea para sí todo el poder, se está sujeto al poder de decisión y de seducción que tienen la mujeres, de tal manera que son vistas como algo “tentador” y “perverso” que “juega” con nuestros egos y con nuestra equilibrio mental y emocional. Podría decir que la misoginia es un miedo íntimo y visceral que tiene el hombre a su propia debilidad, a que su poder se vea vulnerado y se le vea como alguien frágil. Es un miedo a la propia fragilidad, porque se es frágil ante la mujer, ya sea ante su belleza, su poder sexual o su sensibilidad." Naxo.


Digamos que he visto muchísimas interacciones entre hombres y mujeres, los he visto coquetear, rivalizar, hacer amistades, he visto relaciones armoniosas (con sus problemas y cosas claro está), he visto manipulaciones, he visto miles de perdedores, y decenas de ganadores, y también he visto personas que están genuinamente interesadas y felices por estar rodeadas de otras personas.

Y en el mundo de la seducción, y en los ajenos a este mundillo loco, he visto hombres que creen que las mujeres son el demonio, que son malas, que hay que “ganarles”, que hay que “vencerlas”, que hay que no dejársela “montar”. Incluso algunos me han dicho que son el “enemigo”, que son “siniestras, superficiales, injustas, jodidas”. Y no hacen sino hacer referencias negativas a las mujeres, y creen que mis estrategias son para subyugarlas.

Evidentemente no comparto esas posturas, aunque como todo hombre he tenido mis vivencias negativas con algunas mujeres. Y es que hay de todo.

Sin embargo, me refiero acá a posiciones misóginas, donde los hombres se ponen en la posición de odiar manifiestamente a las mujeres, hablar cosas de lo peor, y buscar la manera de ponerlas a sus servicios como fieles esclavas sexuales.

Lo que he descubierto es que las personas con más odio hacia las mujeres son aquellas que tienen más carga de romanticismo en sus venas, tienen una especie de romanticismo incurable, idealizan en su interior a la mujer, pero la castigan por mantenerse esquivas a sus deseos y sentimientos.

Las personas con pensamientos misóginos, en el fondo, han padecido dolorosos rechazos o engaños por parte de las mujeres, incluso de aquellas mujeres con las cuales no se han relacionado románticamente, por ejemplo, rechazos de la madre, de las hermanas, de cualquier presencia femenina en la vida.

Otra explicación que encuentro a la misoginia es que detrás de ella se esconde una culpa hacia los propios deseos sexuales orientados hacia la mujer, en donde se siente que aunque el hombre desea para sí todo el poder, se está sujeto al poder de decisión y de seducción que tienen la mujeres, de tal manera que son vistas como algo “tentador” y “perverso” que “juega” con nuestros egos y con nuestra equilibrio mental y emocional. Podría decir que la misoginia es un miedo íntimo y visceral que tiene el hombre a su propia debilidad, a que su poder se vea vulnerado y se le vea como alguien frágil. Es un miedo a la propia fragilidad, porque se es frágil ante la mujer, ya sea ante su belleza, su poder sexual o su sensibilidad.

Por eso existen misoginias que sienten que esa flaqueza o debilidad se evidencia en una relación a largo plazo, estable y comprometida. He conocido hombres que solamente tienen sexo con las mujeres, las buscan solo para ello y evitan construir relaciones, y lo que uno escucha son términos realmente misóginos, donde es claro que las utilizan para complacer un instinto, y donde con el sexo implica un acto de poder y dominación del hombre a la mujer.

Bueno, el tema viene a que muchos llamados Maestros de la seducción tienen rasgos seriamente misóginos, y es algo realmente preocupante, tanto por los efectos que tiene sobre las mujeres como por las creencias que se están desarrollando en muchos aprendices, creencias que tienen que ver con las mujeres y con su rol en una relación con los hombres, creencias sobre el sexo y creencias sobre el poder.

Todo viene al caso porque en un foro de seducción (a los cuales la verdad poco entro, porque me parece más de lo mismo, consejos del sentido común y mucha palabrería de verdaderos inexpertos). El caso es que en este foro había afirmaciones como las siguientes (y que quede claro que abro comillas y cito algo que no es mio...)

*Una cosa debes dejarle clara: si renuncia a ti, renuncia a un sueño.

*Sus ofensivas: ella está buena y tú no eres más que un mierda al que no se quiere follar. Tus ofensivas: eres el mejor, y ella una pobre diabla por estar con un tipo peor que tú.

*Su objetivo: demostrarte que no eres nadie y que lo que ella tiene vale más que tú. Bajarte la moral. Tu objetivo: demostrarle que eres mejor que lo que ella tiene. Bajarle la moral.

*Si te resiste, admira su resistencia: tú limítate a ser el peor de los cabrones. Si pese a ello no cae, alégrate: tal vez existan mujeres diferentes en el mundo.

*Jamás idealices un coño (si idealizas lo que a ella casi le da asco, ¿en qué te conviertes?).

*Que jamás te afecten sus prejuicios, neuras personales y demás gilipolleces. No confundas sus problemas con los tuyos. Ríete de ellos en tu fuero interno.

*Cuando hace lo que quieres, ella es especial… ¡qué digo, UNICA! (Es decir si se acuesta con el seductor) Cuando se niega a cooperar, es una de tantísimos millones; no le hagas ni puto caso.

*Ofrécele todo lo que te pida y más. De boca, claro.

*No la sobrerrespetes. Y toma todo lo que te permite tomar.

*El seductor, para no levantar sospechas ni rencores, debe ser más amable y generoso que el resto.

*El seductor necesita “traje” de buena persona.

*No sacrifiques nada por ninguna. Tu vida es ya perfecta sin ellas…

Bueno, y las perlas siguen y siguen. Realmente me ha dado pereza hacer una recopilación exhaustiva (como saben si algo valoro es mi precioso tiempo y mis energías), y en los foros norteamericanos y británicos he encontrado cosas peores, incluso fotos donde las mujeres son exhibidas como trofeos de cacería, fotos donde es claro que son mujeres borrachas, o incluso esas mujeres que se toman fotos con todo el mundo o que se acuestan con todo el mundo. Uno puede ver a Hugh Heffner en su programa The Girls of the Playboy Mansion, tener a 3 mujeres sin mayor profundidad a la manera que un magnate tiene a 3 mascotas. Es una manera de misoginia que pone a la mujer por debajo de la voluntad masculina y la somete con obsequios y comodidades y se alimenta solamente de su sexualidad y de la apariencia que ofrece ante los demás el andar acompañado por mujeres hermosas y sumisas.

Eso para mí no tiene el más mínimo mérito.

Y sobre todo me preocupa que muchos aprendices tomen esas enseñanzas y las incorporen a su sistema de creencias. Porque veo demasiados alumnos metiéndose este tipo de cosas en su cabeza y repitiendo a manera de mantras afirmaciones como las descritas arriba, y me pregunto yo ¿qué clase de imagen de la mujer tiene alguien que habla en la manera en que habla el que escribió lo que acabo de citar arriba?

Pues bien, no hay que ser un psicoanalista para observar que su imagen de las mujeres es que son enemigos, que son ventajosas, que son manipuladoras, que no merecen respeto, que son problemáticas y que son una mente a subyugar. ¿Qué pasaría si las mujeres pensaran lo mismo? Bueno… de hecho muchas mujeres, que a mi modo de ver han perdido la inocencia de la humanidad y que quizá han sido agredidas, piensan igual de nosotros, y parecemos ser sus enemigos. Y resulta que el campo de la seducción se ha vuelto una verdadera batalla de quién es el gato y quién el ratón, quién se deja hacer daño y quién lo hace, quién baja la guardia y quién aprovecha.

La verdad, eso se me hace un verdadero desastre.

Porque luego llegan personas a quienes les toca lidiar con personas buenas pero con las emociones destrozadas, paranoias inexplicables y sentimientos mancillados. Personas que han sido violadas en su autoestima, en sus emociones, que han sido utilizadas sin compasión, que han sido abusadas hasta el límite, cuya confianza ha sido traicionada. Son personas incapaces de dar, simplemente se vuelven egoístas, desconfiadas, y devuelven al mundo lo que reciben, y generalmente son inocentes los que reciben sus golpes. Y la cadena se multiplica y se multiplica como un virus de agravios, desamor e infidelidad.

Y muchas veces nosotros somos los que hemos iniciado la cadena.

Por eso he querido dedicar este post a este tema, y mi reflexión es la siguiente: las estrategias sirven como un mapa para orientarte sobre el terreno, pero no son y no deben ser un instrumento para destruir y tomar a personas como conejillos de indias y utilizarlas en nuestros experimentos de seducción. Mi visión es la siguiente: si alguien te atrae legítimamente, si sientes que de repente surgen sentimientos hacia alguien debes ser leal, debes ser constructivo y siempre dejar a una mujer mucho mejor de lo que la encontraste.

El seductor debe ser una fuerza de la naturaleza que solo ofrece lo mejor, que evidentemente no es ningún idiota ingenuo caído del zarzo y que no le meten los dedos a la boca. Es alguien que sabe utilizar la estrategia y la malicia de una manera seductora y constructiva para estar alerta, que como un ninja siempre está con los reflejos alerta, pero que busca construir con las mujeres una compañía de ayuda, placer, y sentimientos orientados hacia la construcción.

En serio a veces pienso que muchos seductores se pierden los verdaderos placeres de la vida por andar inventando guerras y revanchas y odios camuflados como reglas para seducir.
Una última reflexión: ¿Qué resulta de un encuentro entre un misógino y una mujer que se odia a sí misma?

¿Interesante verdad?

No hay comentarios: